martes, 15 de abril de 2008

Sentemonos a conversar...

Siempre es grato ver que no estamos solos en algunos de nuestros intereses...y que sorpresa cuando vemos que alguien lejano a nuestra realidad, emite juicios y opiniones que compartimos, nos hacen sentido y deseamos que sean llevadas a los círculos precisos e indicados para que las discusiones y debates decanten en decisiones y en la realidad...
Se trata del tema de la Píldora del día después, y es el Abogado Carlos Peña (rector de la Diego Portales) que en una columna de El Mercurio nos dice que llego "la hora de las mayorías"; no "de la mayoría del tribunal, sino la mayoría de veras: la de los ciudadanos adultos que deben deliberar...acerca de cómo distribuir los riesgos e incertidumbres de la vida humana".
Esto porque reconoce que hay un momento en "que el universo está en silencio, que no responde nuestras preguntas, y que por eso no queda otra alternativa que decidir por nosotros mismos", y que "un asunto así (como la autonomía que ha de tener la mujer sobre su ciclo reproductivo y la protección del no nacido) no puede quedar sin deliberación. Entregado a la mudez de la rutina o la inercia cultural".
Suena súper sencillo, pero en Chile el tema se ha pateado para más adelante: "nunca se discutió ampliamente...se eludió al redactar las reglas de la Constitución de 1980 (entonces el astuto Jaime Guzmán sugirió dejar el tema a los intérpretes) y se eludió en 1999 al debatir la actual regla del artículo 1 (donde se dijo que las personas "nacen" iguales en derechos, y se dejó pendiente la situación del concebido que aún no nace)".
Además, como abogado, reconoce que no es aceptable ir en contra de la medida del TC, que "la decisión no cabe sino acatarla...Él (el TC) tiene la última palabra a la hora de leer las reglas. Puede equivocarse -como sin duda ocurrió en este caso- pero su palabra es una decisión obligatoria...Pero, claro, nada impide que mientras se cumplen las reglas uno se disponga lealmente a cambiarlas".
Ya que si hoy se prohibe la entrega de la Píldora en los servicios públicos a menores de edad, nada impide que nuevas impugnaciones a otras normas, den pie a que "se esgriman las mismas razones, para que el tribunal ...prohíba de nuevo (la píldora)... en las farmacias o en las organizaciones de la sociedad civil. Si en este fallo no se impidió administrar -o llevar- dispositivos intrauterinos, es porque al centrarse el debate en la píldora, el tribunal podrá argüir que no se hicieron constar suficientes antecedentes respecto del DIU. Será una salida temporal. Una finta. Pero basta que se hagan llegar esos antecedentes y se acredite que el DIU impide la implantación, para que el Tribunal Constitucional -echando mano a las mismas razones que argüirá en este caso- lo prohíba también. Como se ve, hay razones para pensar que, luego de este fallo, estará en vilo toda la política de regulación de la fertilidad. Incluida la que principió en los sesenta".
Entonces el camino propuesto es "elaborar un proyecto de reforma, discutir y luego votar" sobre estos temas. Que la mayoría decida, "no se trata de entregar a las mayorías la decisión acerca de qué derechos tenemos (puesto que esos derechos son independientes de la mayoría) sino de resolver, sobre la base de esos derechos, incertidumbres radicales como las que afrontamos ahora: ¿habrá que equilibrar el deber de protección del embrión con los intereses de la mujer según la intensidad de uno y de otro? ¿hay identidad entre el embrión preimplantacional y el sujeto adulto de manera que deban ser tratados igual?. Ese tipo de preguntas merecen alguna respuesta".
No podemos negar que existe el riesgo que la mayoría este "ideológicamente inspirada", pero eso es lo que precisamente "acaba de ocurrir: luego de un debate racional en el que procuraron persuadirse unos a otros, los jueces votaron. Y la mayoría decidió". Entonces ahora hagámoslo todos "-con la información y el debate suficiente- ... Examinamos el problema y allí donde no logremos persuadirnos unos a otros, votamos ¿Que esa mayoría podría equivocarse? Desde luego: es lo que acaba de ocurrir en el Tribunal Constitucional ¿Que estamos en un momento electoral? Mejor todavía ¿acaso no es tarea de la política decidir este tipo de asuntos? ¿no esperamos de nuestros representantes que sean capaces de reflexionar en torno a esto?".
Clarito....Exijamos eso a nuestros representantes, para eso están...en vez de perder tiempo y sacar cuentas electorales con acusaciones cruzadas y arreglos soterrados. ¿Que puede ser visto por algunos como "una sacada de pillos" por lo que "inocentemente" firmaron? Puede ser cierto, pero si la consecuencia de esa finta es que se haga un debate de verdad, bienvenida sea.

MANU(el Andres) SANDOVAL (Baros)
una constante búsqueda....


1 comentario:

xime dijo...

Es muy grave. Aquí se está sentando un presedente...(el otro es la acusación constitucional contra la ministra Provoste). Usando al TC., pueden modificarnos hasta cosas que ni podemos sospechar. Se pueden inmiscuir hasta nuestro útero como lo han hecho ahora.
Es cierto...ahora vienen elecciones....de nosotros depende darles más fuerza de la que ya los ciudadanos(AS)les han dado. Pero después no nos estemos quejando. Así de convencido el diputado Kast, defendiendo "el derecho a la vida" ya que todo el resto estamos por el asesinato, ahora se le vé acusando a la Ministra Provoste.....igual de convencido!!
Que miedo!!!!